Concierto de Red Hot Chili Peppers: el valor de la experiencia, PERO...

Como hay ocasiones que hay que celebrarlas a lo grande, ayer me apañé un viajecito en coche+tren+bus (¡viva el transporte en EE.UU.!) al Continental Airlines Arena, en New Jersey (uséase, al otro lado del Hudson), para conmemorar mi primer aniversario como inmigrante no-inmigrado J1 viendo a los ya clásicos (quién se lo iba decir cuando salían en pelis pedorras juveniles teñidos de rubio) Red Hot Chili Peppers.

La primera impresión al llegar al peaso pavellón donde juegan los Nets fue pensar: "¡pero qué raritos son estos estadounidenses!". ¿¿¿Pues no estaba la pista cubierta de sillas??? Sí, sí, señores y señoras, ¡¡sillas a pie de escenario!! Afortunadamente, la gente se levantó al empezar el ajetreo (si no lo hacen, paro el concierto y los hecho a tod@s por indecentes), pero claro, ¡a ver quién baila a tope con una silla enganchada a la rodilla!

Como apretivo, 1 horita de concierto de The Mars Volta, una banda que definiría como "conceptual" por 2 razones: es fácil encontrar canciones suyas que duran entre 6 y 13 minutos, y retuercen su música hasta la extenuación. Y eso se vio ayer: en una hora tocaron 5 canciones, ¡¡pero es que una duró 30 minutos!! ¡Qué brutos! Su música es extenuante, y, hasta cierto punto, agónica, con mucho contenido del Hard (hard) Rock de los 70 (véase los primeros tiempos de Deep Purple). Son 8 músicos, así que podéis imaginar la variedad que pueden alcanzar a nivel de solos e improvisación. Y su cantante, que no para de retorcerse, bailando y moviendo el micro al estilo 70 total. En general, hicieron un buen trabajo y completaron un set en el que, a la que recortaron un poco las canciones, se hicieron mucho más llevaderos. Eso sí, no sé yo si el publico que fue a ver a los RHCP a traves de la influencia "mainstream" de la radio estaba muy preparado para un tute así... y lo digo por la experiencia de comentarios a mi alrededor.

A todo esto, media hora después de que The Mars Volta nos dejara respirar, aparecieron, en un escenario muy simple y hasta algo vacío, los Red Hot Chili Peppers, empezando el concierto con un clásico y una novedad: "Can't Stop" vs. "Dani California". Desde ahi, una primera parte con varias canciones del nuevo álbum, "Stadium Arcadium", una segunda en el que aparecieron grandes clásicos, como "Californication" y "By the Way", en la que el público se entregó a tope (bueno, para lo que parecen ser los estándares aqui), y un bis en el que liquidaron la cosa con una versión alagardísima de "Give it Away".

Y es que esta gente lleva mucho en esto y sabe lo que hace y cómo debe ser un concierto. Como ejemplo de esto último, un detalle: parece ser que estan preparando su próximo single, "Snow (Hey Oh)", y quieren poner imagenes de concierto en el vídeo clip. Pues nada, a repartir linternitas entre el público en la entrada y a pedir que todo el mundo las encienda y juegue con ellas mientras cantan. Evidentemente, el personal se puso "tó loco" y fue un momento álgido de comunión con la banda. Y es que hubo mucha comunicación y muchos detalles, desde bromas entre los miembros de la banda, a solos de cada uno de los miembros, siendo espectacular el distorsionado de bajo de Flea, y sin estridencias los meneos de batería de Chad Smith. Mención aparte para John Frusciante, el guitarrista. Le conocía poco porque las canciones de RHCP no se prestan a solos o a demostraciones técnicas de guitarra, pero este hombre fue lo más grande del concierto. Solos a tutiplén, variaciones de los acordes de las canciones, improvisando, dedicando gestos al publico... vamos, una gratísima sorpresa.

En general, muchísimos buenos detalles en una hora y 50 minutos de concierto, desde trozos improvisados antes y durante las canciones, un cara a cara de Flea y Frusciante antes de "Californication", una intro a base del "London Calling" de The Clash, y Anthony Kiedis, el cantante, dando botes y correteando por el vacío escenario. Está claro que los fans que había en el pavellón seguro que disfrutaron de lo lindo. En mi caso, sus canciones no son las que más me sublevan los glóbulos rojos, pero el concierto valió la pena, aunque tampoco, como en el caso de Muse, lo pongo en el Olimpo. Por esto último... y porque no se marcaron un directo de LA CANCIÓN por excelencia de RHCP: "Under the Bridge". No, no cayó, y yo creo que el personal la esperaba en el bis. Una lástima, porque, para un humilde servidor, bajaron su cotización.

RHCP: El valor de la experiencia o de qué tienes que hacer para completar un concierto como mandan los cánones. A ver si aprenden otros... Os dejo con otra de las canciones que me hubiera gustado oir, de la época de Dave Navarro como guitarrista (olvidada totalmente ayer y en su álbum de grandes éxitos... ¿por qué sera?), cuyo vídeo clip tiene su gracia y cuenta con la colaboración de Beavis and Butt-head: "Love Roller Coaster".

3 aportaciones:

enaniya dijo...

siempre te parece poco! aix vas a tntos conciertos q t vuelves muy exignte!:P:P otras, en cambio nos conformamos cn tan poco...
envidia.................. q mala es!

weno espero q algun dia vuelvan por bcn, y aunq sea sola, voy!!!

muaaaks!

pd: q mejor celebración para un año yankie..

Patri dijo...

buaaa..a ver si ahora me deja..con lo bien q m habia qdado el otro comment y me lo ha borrado :@
Pos eso...que te decia que si como dice tu hermanilla pretendes darnos envidia ultimamente...colgando fotos chulas....y ahora diciendo que te has ido al concierto de los Red Hot...que bien vivimos los J1 eh?? yo de mayor quiero ser como tu jijiji...pero bueno no te odiaré en exceso mientras que no me digas que has ido a un concierto de los green day por aquellas tierras ;-)
Además enga....q estas fuera de casa y hay q disfrutar!!!!
Bueno ya nos seguiras poniendo al dia de tus andanzas...y ya nos veremos por el msn algun otro dia :p
cuidate y a disfrutar del finde!1
Besillos

Anónimo dijo...

COPENHAGUE (Reuters) - Los Red Hot Chili Peppers desafiarán el jueves a la reina del pop Madonna en los MTV Europe Awards, una de las mayores noches de la industria fuera de Estados Unidos.
Los roqueros estadounidenses encabezan la lista de celebridades con cuatro nominaciones, incluyendo las categorías mejor grupo, mejor canción y mejor álbum.
Madonna, que se robó la ceremonia del año pasado en Lisboa con su actuación en atractivas votas de cuero púrpura y malla haciendo juego, es una de una gran cantidad de artistas con tres nominaciones cada uno.
La cantante competirá por mejor artista femenino, mejor artista pop y mejor álbum, con "Confessions on a Dance Floor."
Se le unen la colombiana Shakira, Christina Aguilera y la cantante de rap Kanye West, de Estados Unidos, y la estrella del hip hop canadiense Nelly Furtado.
El rompecorazones estadounidense Justin Timberlake, nominado para los premios de mejor artista masculino y mejor artista pop, presentará la ceremonia, siguiendo a la exitosa actuación del año pasado de Sacha Baron Cohen