Mímame o te denuncio

Hace unas semanas que me encontré con una entrada en "Las Penas del Agente Smith" sobre un concurso que se organiza en EE.UU. y en el que se premian las instrucciones más "wacky" (literalmente, "locas"). Y es que no tienen desperdicio: desde la lavadora en la que no se deben "meter a personas" a guías telefónicas que "no se deben usar en vehículos en movimiento", pasando por los billetes de lotería que "no se deben planchar".













Algun@s pensaréis que esto de las etiquetas es una más de las excentricidades de los estadounidenses, pero nada más lejos de la realidad. La misma página donde se encuentran estos premios, también se pueden encontrar casos de denuncias judiciales de lo más pintoresco. Sin duda, el caso más famoso es el de Stella Liebeck, una anciana que en el 1992, a la edad de 79 años, denunció a MacDonald's después de producirse quemaduras de tercer grado al derramarse café por encima por accidente. Y ganó. Para más detalles, en inglés, podéis leer aquí, aunque ya os avanzo que a la ancianita no se le ocurrió más que aguantar el café con las piernas sentada en el coche de su nieto, mientras le quitaba la tapa para añadir azúcar y leche.

Pues bien, casos como estos en los que la "liability" ("responsabilidad") de las compañías les llevan a tener que pagar indemnizaciones millonarias por razones un poco peregrinas y que se podrían solucionar con un poco de sentido común por parte de los usuarios, lleva a las etiquetas anteriormente mencionadas. Eso, y a que la gente en este país se atreva a denunciar por auténticas chorradas. Y si no os lo creéis, pasaros por la página de los True Stella Awards, que acaban de conceder la edición 2006, donde podréis leer, en inglés otra vez, los casos más ridículos de último año. Os traduzco el ganador para que no os quejéis:

"Allen Ray Heckard. A pesar de que Heckard es 8 cm más bajo, pesa 11 kilos menos, y tiene 8 años más que el ex-jugador de baloncesto NBA Michael Jordan, este hombre de Portland, Oregon, aduce que se parece mucho a Jordan, y que a menudo le confunden con él. Por ello, cree que merece de él 52 millones de dólares por 'difamación y daño permanente' más 364 millones más por 'daños emocionales y sufrimiento'. Exigió también la misma cantidad de Phil Knight, co-fundador de Nike, para un total de 832 millones de dólares. Abandonó el caso después de que los abogados de Nike hablaran con él y, presumiblemente, le explicaran cómo le contradenunciarían si continuaba con el proceso."

1 aportaciones:

enaniya dijo...

lo que no se les ocurra a esta gente...
incluso nos comentó la guía de la excursión que hicimos por fuera de Manhattan, que hay gente que vive de denunciar a compañías por lo más absurdo que se encuentran.
también nos explicó otra curiosidad: sabes porque a los cafés del Starbucks i etc llevan un cartón alrededor por la zona donde se coge? porque se ve que alguien los denunció porque se había quemado los dedos al coger el café!!! xD

muaaaks!